Erase una vez…

Toda aventura tiene un comienzo, y esta no iba a ser menos así que empecemos por el principio que nunca viene mal. Podría decir que siempre me ha gustado la repostería, pero estaría mintiendo. Lo que me gustade verdad son dos cosas en concreto: los bizcochos (preferentemente de chocolate) y las galletas de mantequilla.